ABLACIÓN DE VENAS VARICOSAS POR PROCEDIMIENTOS FÍSICO-QUÍMICOS I (Método Flebogrif®)

ABLACIÓN DE VENAS VARICOSAS POR PROCEDIMIENTOS FÍSICO-QUÍMICOS I (Método Flebogrif®)

Con el desarrollo de las técnicas mínimamente invasivas se ha revolucionado la medicina, transformando, como no podía ser de otra forma, el tratamiento de las varices con excelentes resultados en cuanto a efectividad. Hablaremos de uno de los sistemas más extendidos para la ablación de venas no térmicos, el método FÍSICO-QUÍMICO de Flebogrif®.

método físico-químico de Flebogrif

VENTAJAS DE LOS PROCEDIMIENTOS ENDOVENOSOS FÍSICO-QUÍMICOS FRENTE A LOS TÉRMICOS.

Los procedimientos endovenosos térmicos, como la radiofrecuencia (RF) y el endoláser (EVLA), son los procedimientos de elección en el tratamiento de las varices. Tienen pocas complicaciones, mínimas cicatrices y tiempos cortos de recuperación. Sin embargo, estas técnicas requieren el uso de anestesia tumescente, lo que aumenta las molestias y el dolor durante el procedimiento. Se asocian, además, con tasas moderadas de malestar postoperatorio y conllevan un riesgo de daño neurológico y de la piel.

Desde hace algunos años se han desarrollado métodos que, siendo igual de efectivos, no tengan todos estos inconvenientes y sean mejor tolerados por el paciente.

BALTON pone a disposición del mercado un conjunto equipado con elementos de arañazos retráctiles y se utiliza para la ablación mecánica en el tratamiento de venas varicosas (Flebogrif ®) que permite llevar a cabo el procedimiento en las condiciones ambulatorias, sin necesidad de hospitalización médica a largo plazo.

No se requiere anestesia general o regional para este procedimiento mínimamente invasivo. Solo se administra anestesia local (lidocaína al 1%), lo que reduce en gran medida el riesgo del procedimiento y mejora la comodidad del paciente.

La ecografía se utiliza durante el procedimiento para garantizar la máxima seguridad y precisión del tratamiento.

La aportación de Flebogrif ® que consiste en el daño mecánico simultáneo de la capa interior de la vena y la administración controlada de una espuma.

CARACTERÍSTICAS

  • procedimiento ambulatorio indoloro
  • sin acción térmica
  • fácil de usar
  • no es necesario invertir en dispositivos médicos adicionales
  • corto tiempo de procedimiento
  • posibilidad de ajustar el diámetro de los elementos rascadores al diámetro de la veta
  • efecto cosmético excelente y duradero
  • rápida recuperación
  • sin anestesia tumescente
Saem E simulador técnica ablación

APORTACIÓN DE BIOTME AL APRENDIZAJE DE ESTA TÉCNICA.

Recientemente hemos desarrollado un simulador anatómico de entrenamiento médico (SAEM-E) para realizar prácticas con esta técnica de ablación, simulador que pondremos en breve en el mercado.

Con este simulador empezaremos a poner al servicio de la formación médica unos simuladores compuestos por dos elementos ensamblados y conectados entre sí, que facilitarán el reemplazamiento de la parte que más se dañe del simulador, la sección donde se hace la punción y el módulo donde se hace la ablación.

REALIZACIÓN DE ESTA TÉCNICA POR EL DR. OCTAVIO COSÍN SALES.

El Dr Octavio Cosín Sales, Angiólogo y Cirujano vascular es el responsable del área de vascular en Delarra Clinic. Inicialmente realizó la especialidad de Radiología, en la Clínica Universitaria de Navarra, subespecialilzándose en Radiología Vascular e Intervencionista. Se convirtió así, en el primero en España que combinó estás dos especialidades médicas, tan relacionadas con el diagnóstico y tratamiento de los problemas circulatorios.

Como cirujano vascular, ha desarrollado una especial dedicación a toda la patología venosa y en concreto a la fleboestética. Probablemente el procedimiento en el que el Dr Cosín ha realizado mayor actividad docente y asistencial a nivel nacional e internacional ha sido la ablación de venas safenas con catéter Clarivein®, habiendo realizado más de 1000 procedimientos e impartido múltiples formaciones en diversos países.

En el siguiente enlace podrá ver como realiza el Dr. Cosín con su equipo la técnica Flebogrif®